Connect with us

CD FAS

A 49 años del adiós de Oscar Quiteño

Cortesía/Raúl Pleitez

Cortesía/Raúl Pleitez

El día de hoy se cumplen 49 años de la partida del arquero Oscar Alberto Quiteño Ortiz, jugador con cuyo nombre se bautizó el estadio donde juega C.D. FAS, que dejó este mundo luego de un percance en el encuentro frente  al Orión F.C. de Costa Rica.  Aquel día sería trágico por la pérdida de un jugador tan querido con apenas 29 años de edad.

El 13 de diciembre de 1964, Club deportivo FAS sostuvo un encuentro de carácter internacional contra el Orión F.C. de Costa Rica en el Estadio Santaneco con el propósito de recaudar fondos para la remodelación del Parque Libertad, al minuto diez del segundo tiempo, el portero Oscar Quiteño hizo una salida peligrosa luego que un tiro fuera disparado contra su portería, en el aterrizaje tuvo la mala suerte que al volar por el aire cayó de espaldas en el engramado en medio de dos jugadores. Tras esa acción, Quiteño quedó sin conocimiento,  el Doctor Fortín Ynestroza y miembros de la Cruz Roja corrieron a prestarle los primeros auxilios, colocándolo en camilla y siendo conducido inmediatamente al hospital San Juan de Dios, en donde falleció en horas de la noche.

Luego del fatídico episodio, el juego continuo y los resultados fueron favorables para C.D. FAS, ganando el partido al Orión F.C. por un gol a cero  anotado de penalti por Mario “Maklin” Flores al minuto nueve del primer  tiempo.

Un dato curioso fue que una semana antes del fallecimiento de Quiteño, en un juego contra el Deportivo Quequisque, el arquero sufrió un accidente similar, sin embargo casi nadie le dio importancia a la caída del cancerbero, ya que en esa ocasión también quedó desmayado pero en el hospital recobró el conocimiento y se fue para su casa.

Aquel 13 de diciembre de 1964, a las 7:00 pm, el Doctor Fortín Ynestroza envió un mensaje por la radio, en el cual daba a conocer la triste noticia del fallecimiento del portero titular de FAS: Oscar Alberto Quiteño Ortiz. Inmediatamente la noticia corrió por toda la Ciudad y nadie podía creer que esta fuera cierta, algunas personas fueron al hospital para corroborar esta noticia y el personal médico informaba que Quiteño falleció cuando era conducido a la sala de operaciones.

La muerte de Quiteño fue a consecuencia de un edema pulmonar, traumatismo sobre el tórax y cráneo,  esta fue causada por una bala que el meta Santaneco tenia alojada en su mandíbula hace años atrás, cuando en cierta ocasión Quiteño limpiaba una arma y por un descuido haló el gatillo, disparándose de manera inmediata.

Oscar Quiteño tendido en el césped. Cortesía/Raúl Pleitez

Oscar Quiteño tendido en el césped.
Cortesía/Raúl Pleitez

Mientras el cadáver del deportista se encontraba en la morgue del nosocomio, cientos de personas se avocaron con el propósito de querer verlo pero los empleados impusieron orden para evitar que se invadiera dicho centro, mientras tanto en parque, cafés de reunión y hogares se comentaba el inesperado deceso del arquero.

Pasadas varias horas de la noche, el cadáver del meta fue conducido a la desaparecida Escuela Salesiana San Juan Bosco, lugar de estudios de Quiteño; al llegar el féretro, decenas de deportistas y compañeros de equipo esperaban para poder brindarle el último adiós.

Cortesía/Raúl Pleitez

Cortesía/Raúl Pleitez

En horas de la tarde del 14 de diciembre de 1964 se ofició una misa de cuerpo presente en la capilla de la Escuela Salesiana, la manifestación del pesar era muy clara en el pueblo a tal punto que no alcanzo a llegar a la Escuela, por ello formaron grupos en las esquinas de los distintos barrios, a esto se sumo delegaciones de deportistas de todo el país, así también el Presidente de la Republica, en ese entonces el Coronel Rivera, envió su mensaje de condolencia a la Familia de Quiteño y al Club Deportivo FAS.

Mario “Maklin” Flores recuerda con mucha nostalgia ese fatídico 13 de diciembre de 1964. El jugador hace remembranza de Oscar Quiteño llamándole “El grencho”, como era conocido. Al momento de su caída temblaba de sus manos y piernas y expulsaba espuma por su boca, y recuerda las palabras que José María” Gata” Rivas le expresó a Quiteño luego del almuerzo en la casa Leiva, cuando caminaban pasaron frente a una funeraria y en son se broma Rivas le dijo a Quiteño: “Mirá grencho, en una caja de fósforo como esa te van a enterrar”, premonición que horas después sería una realidad.

En un principio, ni Quiteño, ni Max Cubas, ni el mismo “Maklin” serían de la partida contra Orión por estar convocados a la Preselección Nacional, fue hasta última hora que el entrenador fasista, Javier Mascaro, realizó las gestiones para que estos jugadores disputaran este encuentro benéfico de carácter internacional.

El Estadio Santaneco fuera nombrado como Oscar Alberto Quiteño el 15 de mayo de 1977, luego de una iniciativa por parte del Prof. Fidel Antonio Magaña, quien llevo por toda la Ciudad una solicitud recolectado firmas con la petición, para que posteriormente esta fuera entregada a la Alcaldía Municipal de Santa Ana.

DOCUMENTACIÓN LEGAL MUESTRA VERDADERA IDENTIDAD DE OSCAR QUITEÑO

Cortesía/Raúl Pleitez

Cortesía/Raúl Pleitez

Luego de una investigación más a fondo de la vida del guardameta se obtuvo un dato muy relevante. Según los documentos legales de identidad del jugador, el verdadero nombre con el que fue asentado fue “Roberto Ortiz, conocido como ‘Oscar Alberto Quiteño'”, datos que fueron proporcionados por la madre del jugador, la Sra. Higinia Ortiz al momento, de realizar la documentación en la Alcaldia Municipal de Santa Ana.

El “conocido” de Oscar Alberto Quiteño se debía a que ese era el nombre de su padre. El jefe del Registro Familiar de la Alcaldia Municipal de Santa Ana, el Licdo. Mario Mezquita, manifestó que el caso de Quiteño legalmente es un “nombre conocido socialmente”, el cual, según la ley, menciona que es un nombre que la gente utiliza distinto al cual fue asentado.

Robero Ortiz (Oscar Alberto Quiteño) fue un arquero símbolo del Deportivo FAS, a tal punto que murió por defender los colores del equipo de sus amores.

Raúl Pleitez.-

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

More in CD FAS