Connect with us

Opinión

Cambia la lata, ¿es la misma soda?

Trofeo_Ap2014

Una de las noticias del día, quizás la que más revuelo ha causado en el fútbol salvadoreño, es el cambio de nombre en el torneo de Primera División, que hoy cambia de Copa Pepsi a Liga Pepsi, además que se eliminarán torneos de Apertura (agosto-diciembre) y Clausura (enero-mayo) por Torneo de Inicio y Torneo de Cierre, que se jugarán en el primer y segundo semestre del año, respectivamente.

¿Confundido? Yo también, al principio, pero si lo piensa dos veces, es la misma soda en otra lata. Aún es muy temprano para medir u opinar acerca del impacto que puede generar una decisión de este tipo, al cabo que Pepsi ya era el patrocinador del certamen y en la presentación de la nueva Liga Pepsi no se dijo mucho más que el cambio nombre.

La interrogante que queda hoy es que si dentro de 15 años no estaremos debatiendo si el Torneo de la Liga Pepsi 2015 le cuenta al ganador como un título de Primera División. Metapán ganó su décima corona en Primera hace apenas 17 días, todas ellas dentro de la era de los torneos cortos. En ese momento muchos afirmaron que el cuadro calero ya había superado al Alianza en cantidad de títulos, pues al conjunto albo algunas personas solo le cuentan nueve. Esto reabrió un debate que data 1998, cuando el conjunto albo ganó su séptimo título de Primera División en el inicio de la era de los torneos cortos con aquel Apertura ’98, la cuestión es, de acuerdo a las bases de competencia, el título del Apertura sería para el “campeón del copa” y el del Clausura sería para el “campeón de liga”, aunque para ambos el formato es el mismo que coronó a Metapán en diciembre pasado.

Por supuesto que aquello se terminó en la temporada siguiente, y desde el Torneo Apertura 1999 se reconoce a los campeones de ambos torneos como campeones de liga, esto porque al torneo al que en teoría clasificaría el campeón del Apertura, o campeón de copa, no se organizó más. De hecho Alianza no lo jugó en 1999 pese a tener el derecho. Aunque aquello quedó atrás, el debate de si contó para los albos aquel título continúa al día de hoy.

El objetivo de esta columna no  es tratar este tema específicamente, aunque me parece oportuno manifestar mi opinión al respecto. Sea reconocido como “Campeón de copa” o “Campeón de liga”, el Alianza que ganó el Apertura 1998 obtuvo un título de Primera División, y de esos, al día de hoy, suma 10 en total.

El punto central en todo esto es que estamos a las puertas de un cambio nominal, en el certamen de Primera División del fútbol salvadoreño. El hecho de pasar de una Copa Pepsi a una Liga Pepsi en una temporada podría implicar que en el año 2030 no sepamos si contar o no este título en los registros de quien resulte campeón. Sea como sea, la Primera División debe ser ordenada y no dejar cabos sueltos para evitar situaciones de este tipo, que no hablan sino del desorden histórico que maneja nuestro fútbol.

Otro punto importante a rescatar. En junio próximo la Primera División tendría que reformar o mantener las bases de competencia, nuevamente deberán cuidarse de no dejar vacíos. Antes de terminar el 2014 la Primera se reunió para analizar propuestas para estas reformas, y ya se anunciaba el cambio de nombre a Torneo de Inicio y de Cierre. Aunque esto solo es una cuestión semántica, queda la duda si otras cosas que se comentaron son un destino inminente en el fútbol salvadoreño, como ampliar la liga a 12 equipos participantes o jugar la final con ida y vuelta. Si fuera el caso, como siempre, parece las supuestas evaluaciones que se deberían hacer para tomar decisiones tan trascendentales son un espejismo, y como en la final pasada, todo se hará a oscuras.

Eduardo Vásquez Mata.-

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

More in Opinión