Connect with us

LA Firpo

El descenso, ¿problema de dirigentes, jugadores, suerte o una combinación?

Foto/Carlos Mejía

Foto/Carlos Mejía

Para aquellos que sufren y sienten los colores de un equipo, no hay episodio más doloroso que ver a la institución que tanto aman partir a segunda división. El domingo, Luis Ángel Firpo se despedía del circuito mayor al empatar ante Dragón, los toros solo pusieron colofón a un año futbolístico que abrió heridas incapaces de ser sanadas por todos los involucrados en la institución pampera. Entonces al final de esta historia, ¿Quién debe cargar con este descenso?

Entrenador, jugadores y directiva comparten casi a partes iguales la culpa por haber llevado a un club denominado grande a firmar esta página negra en su palmarés. A pesar de esa sensación manifiesta que los toros tenían un gran plantel y eran demasiado buenos como para descender, el adiós es ya una realidad. Y volver no será tarea fácil.

La parroquia taurina se pregunta qué se hizo mal y, sobre todo, qué debe hacer Firpo para volver a Primera División antes de que sea demasiado tarde para un conjunto abandonado a su suerte y con una falta de identidad manifiesta.

Un pésimo manejo de los hombres de pantalón largo fue el inicio de la debacle, éstos cuando pudieron no invirtieron para reforzar al plantel y trajeron a unos jugadores que no sintieron los colores como otros que estuvieron en antaño, Leonel Cárcamo tomó a un equipo sin alma, el otrora referente firpense a su llegada solo era un técnico cargando descensos y desventuras pasadas, en fin, Firpo solo fue el reflejo de cómo un equipo histórico puede perder en un año todo aquello que un día se construyó con mucho esfuerzo.

¿Falta de fortuna?

El fútbol no es un juego de azar pero siempre sirve para especular o pensar que a lo mejor los dioses de la victoria le dieron la espalda a los ultralempinos. Lo irónico de este descenso es que Firpo tuvo en la jornada 17 y 18, la posibilidad de salir vivo del fondo del descenso, no pudo o no quiso, al plantel usuluteco no se le vio la ambición, el hambre de querer revertir esta situación, contra Dragón solo demostraron que jamás creyeron en poder salvarse.

El título del Clausura 2013 (último de los taurinos) fue una flor de un día, que se ha marchitado con el tiempo. Ahora los directivos piensan en cómo afrontar este doloroso momento, algunos se aferran a congelar descensos, a comprar categorías, quieren lavar sus errores a golpe de palabra o simplemente mostrando la chequera. Si quieren volver a jugar en primera división tienen que ganárselo en la cancha, levantarse con orgullo propio y luchar con dignidad; tiene que renacer el espíritu de un Firpo que tanto amó don Sergio Torres un hombre que se dejó la vida solo por llevar alegría a un pueblo que se ilusionó con su campeón.

Félix Masín.-

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

More in LA Firpo