Connect with us

La Cantera

El juvenil debe tener espacio en Primera División

 

Reservas-Aguila

El pasado 20 de junio en Junta de Presidentes, la Primera División confirmaba la decisión de anular la obligatoriedad de alinear, por lo menos, 45 minutos a jugador juvenil.

El presidente de la liga, José Vidal Hernández, afirmaba que los juveniles deberían de tener oportunidad por merito y no por normativa, ya que el jugador se acomodaba o se sentía fijo por ser el juvenil del equipo.

En un fútbol como el salvadoreño, en donde casi nadie pone atención en el trabajo de formativas, el tema de quitar una regla que si bien no es la solución a nuestro balompié, pero permitía a jugadores juveniles colarse en el equipo titular de los equipos de Liga Mayor.

En teoría, el nivel más alto o competitivo de nuestro fútbol se encuentra en la Primera División. Esto partiendo de la idea que en el trabajo de formación no hay un estándar u homogeneidad, el cual pueda permitir tener un nivel alto de exigencia en los partidos de reservas y de la misma categoría sub 17.

Lea Contribución de solidaridad: una oportunidad para trabajar en la formación

El fogueo internacional no existe para los juveniles y muchos pueden sentir el nivel de competencia cuando se presentan con los seleccionados juveniles en campeonatos centroamericanos o giras por otros países. Este déficit se podía compensar en tener regularidad jugando para equipos de Primera División.

He escuchado a más de algún entrenador de Primera División quejarse que no se encuentra un juvenil capacitado para sus exigencias, teniendo una excusa para mirar con incomodidad la regla de alinearlo 45 minutos y sustituirlo en el descanso por un jugador de mayor rodaje. Pero los entrenadores  –esos que se juegan fecha a fecha su puesto- buscarán siempre priorizar el resultado y evitar promocionar nuevos elementos.

Lo preocupante puede ser la ligereza con que se toman las decisión sin analizar a fondo los pro y contra de una medida. La Primera División desde su independencia para dirigir su torneo puede proponer y tomar decisión que desde su punto de vista pueden ayudar, pero acá es donde la Federación Salvadoreña de Fútbol debe ser ese organismo rector y ver si la dirección plantea ayuda al crecimiento y competitividad del deporte más popular del país.

Si la decisión tomada se acompañara de un plan o una visión de trabajo en conjunto de todos equipos podría quizá recibirse con el beneficio de la duda. Pero teniendo antecedentes no hace mucho donde se suprimieron las reservas y eso sin duda llevo a que mucho jugador talentoso o con potencial se perdiera.

Este parece ser el momento ideal para potenciar el trabajo formativo en cada equipo, ya que cuentan con el apoyo de la empresa privada gestionado en su mayoría por el proyecto Azul y Blanco, que esa ayuda no quede sin dar frutos y que al finalizar la duración de los convenios los equipos decidan no continuar por falta de apoyo.

Desde mi punto de vista debería de haber una evaluación constante en base a una planificación para ayudar a desarrollar el trabajo de los equipos y crear un sistema o metodología general y evitar tener excusas que los juveniles son una carga por su falta de fundamento.

Si por una lado se piensa darle un giro con Eduardo Lara a las selecciones juveniles, los planes de la Fesfut y Primera División deben estar orientado a tener mejores jugadores y tener la posibilidad de ser habituales en los campeonatos mundiales y poner así en la máxima vitrina internacional a sus jóvenes, para tener en el futuro mejores ingreso por traspasos de estos o simplemente mejores elementos para el primer equipo con mayor incidencia cuando alcancen su madurez.

También El legado del “Loco” Abreu

Algunos ejemplos de jugadores que llegaron a destacar aprovechando la regla de obligatoriedad se pueden nombrar: Nelson Bonilla, Óscar Cerén, Juan Carlos Portillo, Narciso Orellana, Brayan Tamacas, Marcos Rodríguez, etc. Si antes era difícil consolidarse con la oportunidad por obligación, hoy quizá sea casi imposible tener la posibilidad de debutar. Aunque  muchos dirán que tendrán la oportunidad de jugar en la Copa El Salvador y seguir su desarrollo. ¿Pero esto será suficiente? No se podría determinar pero sin duda no se tendrá la misma exigencia jugando con un equipo de Segunda o Tercera División –en campos en muchos casos no aptos-, que estar examinándose domingo a domingo en el campeonato nacional

Debería tras la finalización de la temporada 2016-2017 realizarse una evaluación de los beneficios o no de la medida tomada, siempre habrá tiempo para enmendar si la decisión no cumple con los objetivos planteados con revocar la obligatoriedad de alinear un juvenil.

Fernando Cartagena.-

1 Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

More in La Cantera