Connect with us

Internacional

El mundialito de CONMEBOL: Copa América

Edu Mata.

El torneo entre selecciones más antiguo vuelve a disputa su edición número 43 en Argentina, el país que la organizó por primera vez. La CONMEBOL es una de las confederaciones con más equipos fuertes a nivel mundial afiliados a ella, es por esto que la Copa América siempre genera una gran expectativa cada año que se juega.

Muchas de las figuras del fútbol mundial se reúnen con sus equipos nacionales para llevarse el tan ansiado trofeo continental para llevarse el boleto a Copa Confederaciones y empezar a conocer a sus rivales de cara a las eliminatorias mundialistas. Como de costumbre cada uno de los grupos representa un reto grande y no hay nada para nadie, conoceremos un poco el panorama de cada uno.

Grupo A: Argentina, Colombia, Costa Rica y Bolivia

En el primer grupo, el anfitrión Argentina parte como gran favorito para agenciarse el primer lugar. Un país que ya necesita una alegría en el fútbol luego de sendos fracasos mundialistas, subcampeonatos americanos y problemas culturales con la violencia en los estadios tiene la oportunidad de llevarse el campeonato por primera vez desde 1993 y desempatar en el primer puesto de máximos ganadores con Uruguay.

El técnico Sergio Batista ha conformado un equipo que mezcla la experiencia y la juventud y que basa su juego en el pase corto y la recuperación del balón en la media cancha. La carta más fuerte de Argentina es su delantera encabezada por el mejor jugador del mundo, Lionel Messi, al que le acompañan otros referentes de ataque como: Ángel Di María, Sergio “Kun” Agüero, Gonzalo Higuaín, Carlos Tévez, Diego Milito y Ezequiel Lavezzi. La defensiva y la media gaucha estará llena de jugadores experimentados pero de gran talla entre los que se encuentran: Mascherano (capitán), Cambiasso, Zanetti y Burdisso que orientarán sin duda alguna a los jóvenes baluartes del equipo.

Pese a ser los anfitriones y favoritos para llevarse el grupo los argentinos tendrán una tarea fácil ya que en el camino se encuentra Colombia, una selección que aunque en los últimos años no ha tenido un gran éxito esta vez resurge con grandes figuras que lo ponen como un contendiente serio en la competencia. La única baja hasta el momento ha sido la del arquero del Niza de Francia, David Ospina, que se fracturó el tabique en un choque dentro del entrenamiento de la selección y su lugar lo tomará el arquero de Millonarios: Nelson Ramos. A pesar de esta ausencia, la selección colombiana es una de las que cuenta con más participación de jugadores que militan en equipos europeos.

Los dirigidos por Hernán Darío Gómez quieren regresar a esa época de gloria en la que Colombia era uno de los referentes de Sudamérica, esta vez cuentan con una base de jugadores jóvenes y que han tenido un gran papel con sus equipos en la temporada pasada. El sector defensivo de Colombia es que se muestra más fuerte con la inclusión de Mario Yepes, Aquivaldo Mosquera y Luis Amaranto Perea en la convocatoria, defensores experimentados y con gran rodaje internacional, así como también el frente de ataque encabezado por la máxima figura cafetera: Radamel Falcao, jugador de Porto que con sus goles ayudó a conseguir la Europa League a su equipo y se colocó en la órbita de los grandes clubes.

Habrá que ver como se logran conjuntar las grandes figuras de Colombia (Falcao, Guarín, Rodallega, entre otros) para lograr hacer de esta Colombia un equipo candidato a llevarse el trofeo.

Por otro lado Costa Rica y Bolivia se ven como dos de los rivales más accesibles en toda la competición, los ticos vienen de tener una opaca Copa Oro al mostrar un nivel muy bajo de juego y caer eliminados en cuartos de final mientras los bolivianos suelen ser una amenaza sólo en la altura de La Paz por lo que no presentarían una mayor complicación a Colombia y Argentina.

Grupo B: Brasil, Paraguay, Ecuador y Venezuela

El grupo B será, sin duda alguna, uno de los grupos más físicos del torneo. Por un lado se encuentra Brasil que al ser la próxima sede mundialista esta automáticamente clasificado por lo que este torneo es una de las escasas oportunidades que tendrá para medirse ante rivales de nivel alto en instancias más importantes que amistosos.

Los cariocas se presentan de manera oficial por primera vez desde el “fracaso mundialista” en donde quedaron eliminados por Holanda y cuya culpa recayó especialmente en el anterior técnico, Dunga. Esta vez, bajo la dirección de Mano Menezes, Brasil llega como bicampeón del torneo y mostrará la base de lo que podría ser su generación mundialista para 2014 con muchos jugadores jóvenes o de edad media pero que desde hace un buen rato se encuentran jugando a un gran nivel.

El departamento defensivo es la carta más fuerte de Brasil y la base de su juego ya que con la fuerza de Dani Alves, Maicon, Lucio, David Luiz y Thiago Silva, además de Adriano,  Luisão y André Santos, Brasil no debería tener complicado evitar las oportunidades rivales y más aún cuando cuenta con la calidad de Julio César al marco. La volantía carioca presenta jugadores cuyo papel principal es más la recuperación del balón y la distribución rápida a las bandas, Ramires y Elano son reconocidos por hacer muy bien esta tarea mientras que Ganso, flamante jugador del Santos, tendrá la tarea de distribuir el balón con precisión y crear espacios cuando sea requerido.

La delantera de Brasil se perfila como una de las más fuertes del torneo pero también como una de las más jóvenes donde los jugadores más veteranos son Robinho y Fred con 27 y 28 años respectivamente. La delantera la complementan los jóvenes Pato (campeón de Italia junto con Robinho en AC Milán) y Neymar, sobre quien estarán puestos los ojos del mundo tras su buen rendimiento en Copa Libertadores que le valió el campeonato para Santos.

Brasil parte como favorito en este grupo pero no hay que dejar de lado a Paraguay y es que aunque Larissa Riquelme no ha hecho una promesa de algún desnudo los del Tata Martino siempre muestran un fútbol fuerte y de mucho físico. Los guaranís quizás repitan el esquema mostrado en Sudáfrica, con el cuál hicieron una gran actuación, que basaba su juego en el trabajo defensivo de Alcaraz, Da Silva y Darío Verón donde apoyaba la media cancha y terminaba por ejecutarse un contragolpe con Lucas Barrios, Roque Santa Cruz y Nelson Haedo, delanteros muy corpulentos que podría complicar a las defensas rivales.

Entre Venezuela y Ecuador podría estar uno de los boletos por mejor tercero tomando en cuenta que ambos equipos cuentan en sus filas con jugadores con gran rodaje internacional. Los de César Farías sueñan con quitarse por fin el mal récord que tienen en Copa América de la mano de experimentados como Juán Arango y jóvenes talentosos como Yohandry Orozco, en la delantera se perfilan Nicolás Fedor y Salomón Rondón como baluartes. Venezuela ha venido trabajando un juego que se basa en el tránsito de balón en la media cancha y ataques frontales, carta bastante fuerte en el fútbol moderno.

Por el lado de Ecuador el técnico Reinaldo Rueda viene de clasificar a Honduras a Sudáfrica 2010 y busca compactar a una selección que cuenta con Antonio Valencia como carta más fuerte y delanteros de gran fuerza y velocidad como Felipe Caicedo y Christian Benítez. Ecuador seguramente desplegará un ataque muy fuerte tratando de aprovechar la velocidad de sus piezas y apelando al contragolpe ya que muy probablemente reciba bastante ataque por la naturaleza de los otros tres equipos.

Grupo C: Uruguay, Chile, México y Perú

Para muchos el grupo más complicado del torneo, clasificar no será cosa fácil para ninguno de los cuatro equipos por el momento que pasan cada uno. Uruguay viene de tener su mejor Copa del Mundo en años al lograr el 4º lugar de la competición y para muchos es el candidato Nº 1 para ganar el grupo e incluso muchos se atreven a ponerlo como ganador del torneo.

Los dirigidos por Washington Tabárez mantendrán la base forjada en Sudáfrica 2010 de cara Copa América desplegando un juego de mucha fuerza en la mitad de la cancha y ataques con toque a ras de piso y contragolpes. Los ojos estarán puestos en el frente de ataque con la tripleta deslumbrante Cavani – Forlán – Suarez que impresionó a propios y extraños en la justa mundialista y que hoy llegan en mejor forma que nunca, la máxima ventaja de Uruguay sobre los otros equipos es su compactación ya que los charrúas han mantenido su plantilla desde la eliminatoria mundialista, una base joven de jugadores que sin duda le devolverán la gloria a un país que no se lleva este trofeo desde 1995 y en el cuál sigue empatado con Argentina como máximos ganadores de la competición.

Chile por otra parte viene a su primera prueba grande, la incógnita yace en el funcionamiento del equipo luego de la salida de Marcelo Bielsa con problemas con los dirigentes chilenos. Claudio Borghi ha mantenido la base de jugadores dejada por Bielsa y en los últimos fogueos de la Roja ha dejado en claro que su idea de juego es el control del balón y los ataques rápidos que tienen como eje sus dos figuras: Humberto Suazo y Alexis Sánchez, delanteros de gran nivel en América y Europa respectivamente, que han tenido una gran temporada con sus equipos.

Por último llegan las dos selecciones con más problemas dentro del torneo: Perú y México. Los incaicos tienen bastante tiempo de no hacer una buena actuación en el torneo y esta vez Sergio Markarián, entrenador del equipo, se encuentra con dos bajas importantes en la delantera: Jefferson Farfán y Claudio Pizarro por lesión. Paolo Guerrero, del Hamburgo, será el ariete en ataque para los peruanos.

Los mexicanos vienen inmersos en un aserie de problemas desde el día en que se les dijo que tenían que llevar a un combinado sub-23 para la competición, luego en Copa Oro con el escándalo del clembuterol y más recientemente con la noticia de los seleccionados mexicanos y su encuentro con prostitutas en el hotel Quito de Ecuador. Luego de la sanción a los jugadores y su marginación del plantel los mexicanos se han reforzado con nuevos elementos y el arribo de Giovanni Dos Santos que viene de hacer una buena Copa Oro, ante los ojos críticos este plantel es el más débil de la competición y no se ven buenos augurios para este equipo tomando en cuenta la desconcentración que pueda causar todo ese circo mediático y las 8 piezas que recién llegan a entrenarse con el equipo.

Dicho todo esto llega la hora de jugar al oráculo y tratar de predecir el rumbo del torneo. He de decir que Brasil no se agenciará el tercer campeonato consecutivo por la base joven de jugadores, aunque tampoco será un fracaso en la competición. El ganador estará entre Argentina y Uruguay, los gauchos son locales por lo que desde ya llevan una ventaja sustancial mientras que los charrúas vienen en excelente momento futbolístico tanto en lo individual como colectivo. Colombia volverá a ser ese equipo importantísimo en Sudamérica y quedará demostrado en este torneo, le auguro un tercer lugar. Venezuela empezará a despegar un poco en Sudamérica y dará muestras interesantes de cara al principio de la eliminatoria mundialista, Chile sentirá la falta de Marcelo Bielsa en el banquillo pero nada alármate para su futuro y por último pero no menos importante: Ojalá y Paraguay haga un buen torneo, quien quita y tenemos otra sorpresita de Larissa Riquelme. Hasta la próxima.

Seguí a Edu Mata en Twitter: @EduVmata

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

More in Internacional