Connect with us

Fútbol Arte

Fever Pitch: Una vida arsenalesca

Alan Smith junto a Nick Hornby - Foto/Telegraph

Alan Smith junto a Nick Hornby – Foto/Telegraph

En tiempos en que el romance del fútbol parece ser casi una Quimera para muchos, las historias que retratan el amor incondicional a un equipo de fútbol se vuelven cada vez más emotivas. Seguro habrá muchas de estas historias en el planeta fútbol, pero una de las más reconocidas es “Fever Pitch”.

Este es un libro autobiográfico escrito por Nick Hornby donde cuenta anécdotas que vivió como aficionado del Arsenal de Londres. Existen dos películas con el mismo nombre, la versión inglesa que mantiene al Arsenal como el equipo del que es aficionado el protagonista, y la versión estadounidense que gira en torno a los Boston Red Sox de la MLB, ninguna de las dos mantiene la trama del libro aunque en la versión inglesa participó Honrby como guionista.

El libro se desarrolla con un conjunto de historias cortas que empiezan en 1968 y terminan en 1992. 24 años de amor y sufrimiento de Hornby hacia el Arsenal. Como es de esperar, el primer relato es cuando se elige el masoquismo de ser del Arsenal sobre seguir a los históricos Geoff Hurst y Bobby Moore en el West Ham o al espectacular Jimmy Greaves en el Tottenham. Como a cualquier fanático de un equipo, la razón que lo mantiene ahí, sin importar qué, es el querer formar parte de algo trascendental y completar el ser interno de maneras inexplicables. Hornby explica que conoce al Arsenal gracias a su padre, que recientemente se había divorciado de su madre y en su afán de entretener a su hijo en su tiempo compartido, lo lleva a ver al equipo.

En cada palabra se puede percibir el sentimiento del autor. El coraje tras perder la Copa de la Liga contra el Swindon Town de Tercera en 1969 y contra el Luton Town en 1988, la inmensa felicidad por el doblete del Arsenal en 1971, cuando ganó la Copa FA y la liga acabando con una sequía de casi 20 años de la mejor manera; la frustración de siempre ser los mejores en el arranque, y desinflarse sobre el final, además de la pesadilla que significaba ir a Wembley a jugar la final de la Copa FA, por curioso que parezca. Y por supuesto no podía faltar el júbilo inmortal que supuso haberle ganado la liga al Liverpool de Grobbelaar, Ian Rush y John Barnes, que dirigía Kenny Dalglish; un 26 de mayo de 1989 con un gol de Michael Thomas en el último minuto, anécdota titulada como: “The greatest moment ever”.

El libro tiene al Arsenal como eje principal, pero también toca otros temas y deja ver otras historias. A propósito de Hornby, él comenta  como gracias al Arsenal pudo establecer un vínculo y una relación sólida y duradera con su hermano adoptivo, que era parte de la nueva familia de su padre, al cual convenció de hacerse gunner antes que se deslumbrara por la locura de Ardiles, Hoddle y Ricky Villa en el Tottenham de finales de los 70’s. Además se cuenta la “infidelidad” que cometió cuando fue a Cambridge a estudiar literatura, separándose del Arsenal un poco y siguiendo al equipo local: El Cambridge United, en su viaje por la Cuarta, Tercera y Segunda División de Inglaterra. Igualmente habla de figuras como Pelé, por ejemplo, y la Selección de Inglaterra. Toca y da su opinión acerca de problemas que aquejaron a Inglaterra en los 80’s, como: El racismo, los hooligans, y las tragedias de Heysel y Hillsborough que cambiaron la seguridad en los estadios de Europa para siempre.

Durante el recorrido de las páginas puede observarse la evolución de Hornby como persona. Su niñez y adolescencia, llena de ilusiones, sueños, travesuras, escapadas y demás. Su etapa de madurez al asistir a la universidad, cuando amagó con dejar al Arsenal por ser una obsesión, los momentos críticos en su carrera profesional, al no poder despegar como escritor y preguntarse si era el camino correcto, además de su etapa como maestro. Los últimos años que se cuentan en el libro ya suponen una fase de establecimiento como escritor y asentamiento en su vida personal.

Los ídolos también tienen su papel en el libro, y más allá de recalcar su importancia en el equipo, llama la atención como Hornby resalta las características que admiraba, y le hacían identificarse, con los suyos, cosa que individualmente todos lo que seguimos este deporte tenemos. En su caso, habla de Charlie George, Charlie Nicholas y Gus Caesar por distintas razones, además del ex entrenador George Graham.

“Fever pitch” es un libro que no tiene desperdicio y que le puede gustar a cualquier aficionado al fútbol, siga o no al Arsenal. Es imposible no identificarse con al menos uno de los relatos que ahí están, pues al final abarcan la vida de todo aficionado: Los rituales, el infortunio, la tradición, las amistades que el estadio te deja, hacer lo imposible por ver a tu equipo, la casi obsesión que se experimenta. Todo.

Eduardo Vásquez Mata.-

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

More in Fútbol Arte