Connect with us

Nacional

Juan Andrés Sarulyte: Genio y figura

 Culebrita Macheteada. –


Juan Sarulyte es el técnico sensación en el fútbol salvadoreño, su gran trabajo en el torneo actual con Once Municipal y sus características mediáticas lo han puesto en la mira de aficionados al fútbol  y periodistas deportivos de El Salvador.

Lejos de eso, “El Mago”, como le apodaban en su país, es un hombre con mil historias que contar en su vida futbolística. Una carrera como jugador donde inició con un proyecto a futuro, pero con el fantasma de las lesiones que le acechaba constantemente e impidió que dicho proyecto fuera a concretarse.

El técnico argentino habló con Culebrita Macheteada acerca de su vida personal, familiar, profesional y tuvo la amabilidad de contarnos anécdotas peculiares de su vida. Un personaje que abrió las puertas de su casa para permitirnos, y a nuestros lectores, conocer un poco más de él.

CM: ¿Cómo nació el interés de Juan Sarulyte por el fútbol? 

AS: Cuando yo tenía 6 años quería jugar en primera división. Mi mamá tenía una radio y yo me ponía a escuchar a Boca y River. Mi tía me regaló una camiseta de Independiente con la condición que me hiciera de ellos, y así fue.

CM: ¿Entonces  nunca fue hincha de Racing? (equipo en el que jugó)

AS: No, me hice hincha fanático de Racing cuando jugué. Pero primero fue Independiente por la camiseta que recibí, ahí me entusiasmé. Jugaba en el potrero soñando con Primera, me probé y quedamos con otros chicos en las categorías menores y así debuté a los 18 años.

CM: ¿Nunca fue a probarse a Independiente?

AS: A Independiente fui, pero me rechazaron por ser chiquito y como el club es grande jugaba 15 o 20 minutos. Luego fui a Racing, un poco más grandecito y con otras aspiraciones. A Independiente fui de 12 años, ya a Racing fui de 13 o 14 y me quedé.

Hay muchos jugadores que los rechazan y van de un club a otro buscando la oportunidad, yo no… Yo me quedé en Racing e hice todas las categorías inferiores.

CM: Como Jugador, tuvo un debut soñado

AS: Si, yo venía como campeón goleador en categoría de 18 años y habíamos sido campeones también. Pastoriza me llama para el primer equipo y cuando debuto con ellos juego con los más grandes y debuto como menor, a los 18 o 19 ya estaba jugando en el equipo de Pastoriza.  

CM: ¿Contra quién fue su primer partido?

AS: El primer partido fue contra Boca en “Copa de Oro” y entré a los 5 minutos e hice el gol. Luego empecé a jugar más y aprendí mucho.

CM: ¿Cómo recuerda ese gol que le anotó a  Carlos Alberto Rodríguez?

AS: Tenía tanto entusiasmo por demostrar cuánto jugaba, agarré la pelota y gambeteé a cuatro e hice el gol. Me salió el arquero y pateé rápido, y en ese Boca estaba Maradona.

Pastoriza decía que tuviera responsabilidad para jugar y si tiraba un caño o un sombrero, después tenía la obligación de poder marcar”. 

Juan Sarulyte cuenta de lo que sintió al momento de llegar a primera, relatando que de chico iba a los estadios y veía a las grandes figuras. Al momento de entrar a la cancha, veía los jugadores, las camisetas, los botines y era una sensación única. Comenta que en El Salvador a lo mejor no se siente mucho y eso hay que empujarlo. El amor a la camiseta, debutar con responsabilidad. Son cosas que no se olvidan nunca”.

Sobre la situación vivida ante Unión de Santa Fe en La Bombonera, donde toma la responsabilidad de patear un penal con la misión de cortar la sequía goleadora de Racing de 715 minutos sin anotar,  comenta que fue por la pelota y buscó tirarla a costado, como de costumbre,  pero ante la presión de la hinchada y las miradas puestas sobre él disparó al centro. “Fue el penal que peor pateé en mi vida” nos cuenta.

CM: Usted era considerado, junto con otros chicos, como el futuro de Racing

AS: Es que a Racing le dicen “La Academia”,  no se lo dicen por casualidad sino por la formación hacia los chicos. Racing saca muchos chicos, te da libertad de creación, cosa que no tienen acá. Eso falta en El Salvador, no encasillar a los chicos.

CM: ¿Cuánto afectó el descenso de Racing en el 83’ a su generación?

AS: Afectó mucho, yo me fui a préstamo. Además de ser un buen jugador, era bravo por mi carácter, en mi ignorancia creía que tenía que jugar siempre. Ese año me fui a Chile, a (Santiago) Wanderers y Racing sube. No viví el ascenso pero el descenso fue terrible, no se lo deseo a nadie.

Hay otra anécdota curiosa referente a él con José María Muñoz, que se refería a él como “el del apellido difícil” y cuenta Sarulyte que “me cargaba con la celulitis de la mujer, entonces en vez de Sarulyte me decía ’celulitis”.

Un día me llama y me dice: “¿Por qué no juega en Primera Divisón? que usted esté jugando en reservas es un robo”. Ahí empecé a hablar con él, la verdad es un tipo bárbaro, fue lo mejor en Argentina en cuanto a relatores, todo el mundo quería escucharlo.

CM: ¿Cómo fue la experiencia cuando jugó en el Santiago Wanderers?

AS: En el extranjero la experiencia fue difícil, porque era joven. Como yo estaba acostumbrado a vivir con mi mama, ella me hacia la comida y me lavaba la ropa, cuando salí fue difícil y la adaptación del futbol chileno fue difícil porque me mataban a patadas y no me gustaba que me pegaran.

Jugué un año y después me fui y jugué el ascenso pero como experiencia me sirvió. Maduré como jugador, a aguantarte las patadas y levantarte rápido, me sirvió mucho.

CM: ¿Su carrera estuvo llena de lesiones?

AS: Si, estuve propenso a las lesiones, tuve todas las lesiones, me tocó ligamentos cruzados. Cuando se me rompió la segunda vez decidí retirarme a los 27 años porque te bajan el sueldo, te tratan de otra manera, ya no jugás, y yo no quería eso.

Sarulyte se retiró del futbol profesional a los 27 años, incursionando en las ligas regionales de Colón, donde conoció a la madre de uno de sus hijos: Matias Sarulyte, quien hoy juega en Estudiantes de La Plata.

CM: A pesar de que usted se retiró hace mucho, el apellido Sarulyte sigue estando presente en el futbol argentino.

AS: Si, con el nene gracias a Dios.

CM: ¿Deseó que su hijo fuera futbolista?

AS: Yo estoy separado de la mamá, pero ella es mucho más fanática que yo. Yo lo miraba como técnico ya. Si bien el corazón mío lo quería futbolista, a veces es contradictorio, yo siempre les dije que hicieran todo como ellos quisieran, tuvo la suerte embocar, llegar y tener constancia porque él está en Estudiantes desde los 13 años y vive ahí porque a ellos les dan pensiones ahí, se recibió ahí hasta llegar a Primera División.

Al terminar su etapa como futbolista, Juan Andrés Sarulyte se dedica un tiempo al comercio de ropa en Villa Guillón para más adelante regresar al fútbol y comenzar una nueva historia de su vida, esta vez como director técnico.

Sarulyte comenta que sus primeros pasos como DT se dieron al encontrarse a uno de sus grandes amigos: el también argentino Pablo Centrone, con quien compartió en Racing de Colón.

Centrone fue quien le recomendó que hiciera los cursos de entrenador, así es como comenzó con escuelas de fútbol para luego iniciar el trabajo con Centrone, pasar por México hasta llegar a El Salvador.

La entrevista con Juan Andrés Sarulyte no terminó aquí, un personaje con tantas facetas y tanto conocimiento del fútbol no cabe en una nota. Esperá la segunda entrega de esta entrevista en www.culebritamacheteada.com.sv.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

More in Nacional