Connect with us

Fútbol Arte

The two Escobars: La inflexión del fútbol colombiano

Foto/SBNation

Foto/SBNation

Pablo Escobar, “El Patrón”, el narcotraficante más famoso de la historia, una vida de película, una organización precisa y potente, una frialdad inhumana. Andrés Escobar, parte de la histórica Selección de Colombia que clasificó a la Copa del Mundo de 1990 tras 28 años de ausencia y capitán del espectacular equipo cafetero del Mundial Estados Unidos 1994. Para las masas, en el pueblo o en el hampa, mártires.

“The two Escobars” es un documental de Jeff y Michael Zimbalist, el cual es una producción que forma parte de la serie de trabajos de ESPN 30 for 30 que la cadena estadounidense emite desde el año 2009. Este es uno de los documentales que conformaron el Volumen I de la serie, y aunque es el único que habla acerca de fútbol, es uno de los mejores, si no es que el mejor de todos los que se produjeron.

El filme se centra, como lo dice el título, en Pablo y Andrés Escobar, pero no tanto en detalles de su vida sino en su influencia en el fútbol colombiano, en una época que marcó un antes y un después para el país en su esfera social y futbolística. Se menciona por parte de Francisco Maturana que antes de ellos, sobre todo de Pablo Escobar, el fútbol colombiano no existía, tras ellos… Jamás volvería al anonimato.

Lo mejor es la transición que se logra percibir. La llegada del “Narcofútbol”, la inyección de dinero procedente de ilícitos en equipos de Colombia como: América de Cali con los hermanos Rodríguez Orejuela, Millonarios con “El Mexicano” Rodríguez Gacha; y el Atlético Nacional, además del Independiente de Medellín, con Pablo Escobar. Posteriormente a ello, el estallido de la violencia y la lucha contra el narcotráfico en Colombia, en paralelo con el papel de la Selección como embajadores de la nación por el mundo y la catarsis que significaba para el pueblo colombiano. Tras la muerte de Pablo Escobar, una nueva ola de violencia y delincuencia en Colombia que termina por cobrar muchas víctimas, una de las más icónicas, Andrés Escobar.

Es posible observar la influencia de ambos personajes en su entorno. Andrés como el líder que era, un profesional y sobre todo un gran jugador con un futuro brillante truncado por las balas y el infortunio de un autogol. El típico muchacho tímido pero querido por todos, un gran amigo y ciudadano. De Pablo se explora su lado humano enfatizado en su fanatismo por el fútbol, la relación con los futbolistas de Atlético Nacional y todos los recursos que orientó hacia las comunidades más pobres que le lloraron el día de su muerte. Sin embargo no por ello se deja de lado el papel que tuvo como máximo capo del narcotráfico, e incluso, sumado a su fanatismo por el fútbol, las acciones que ordenaba en pro de la victoria de Atlético Nacional, incluso la polémica Copa Libertadores conseguida en 1989.

Esta producción no tiene desperdicio alguno. Llena de anécdotas, testimonios, historias, afirmaciones, declaraciones y hechos históricos. Imágenes fuertes, sin duda, relatos de muertes y asesinatos (incluidos los de Pablo y Andrés Escobar) pero que retratan perfectamente ese periodo convulsivo que vivió Colombia en una de las etapas más oscuras de su historia. Participación de figuras del fútbol colombiano, como el “Pacho” Maturana, Carlos Valderrama, Faustino Asprilla, Leonel Álvarez y “Barrabás” Gómez. Figuras políticas como el ex Presidente de Colombia, César Gaviria. Allegados a Andrés Escobar, como es el caso de su hermana y su prometida. Y allegados a Pablo Escobar, como su principal sicario: Jhon Jairo Velásquez Vásquez, “alias Popeye”.

Podés ver el documental aquí (sin subtítulos, pero con la mayoría de declaraciones en español):

Eduardo Vásquez Mata.-

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

More in Fútbol Arte