Connect with us

Artículos

Vinnie Jones: El gamberro de gamberros

Entre los iconos del fútbol nunca falta la clásica figura del mediocampista defensivo. Un semblante de pocos amigos, contextura física más adecuada para jugar rugby que para el fútbol, poca o nula técnica para el pase, excelsa para las patadas; maña, intimidación, pases de máximo 5 metros de trayectoria, ‘tarjetero’, problemático dentro y fuera de la cancha, burlón, polémico, pero a pesar de todo, necesario. Ese estereotipo de mediocampista defensivo parece estar en extinción con la nueva camada de jugadores que mueven la pelota a un ritmo frenético, con enorme calidad, velocidad y visión de juego, unas máquinas, pero ciertamente antes de los androides estuvieron los más rústicos, y un representante de esta raza es Vinnie Jones.

A nivel futbolístico, la trayectoria de Vinnie es modesta, siendo honestos, pero en ningún momento pasó desapercibida. Fue parte de la generación conocida como Crazy Gang, la plantilla del Wimbledon FC que ganó la FA Cup en 1988, siendo este su único título importante conseguido en su historia. Y más allá del solo hecho de superar en la final al mítico Liverpool de Bruce Grobbelaar, John Barnes y Kenny Dalglish, este grupo ganó relevancia gracias a su estilo de juego rudo y con preponderancia por la disputa cuerpo a cuerpo del balón, no es para menos que Vinnie Jones destacara en este equipo siendo titular, no solo en ese histórico encuentro frente al Liverpool, sino en sus años en el equipo.

Jones llegó a ser un internacional, sin embargo, no con su natal Inglaterra. Tan peculiar fue este jugador que estuvo en las filas de la Selección de Gales gracias a que su abuelo materno había nacido en Ruthin, esto le permitió disputar 9 partidos como internacional entre 1994 y 1997, sobre el ocaso de su carrera.

Como no podía ser de otra forma, todos los miembros de la Crazy Gang retrataban al británico conflictivo tan estereotipado, la frecuente y abundante ingesta de cerveza, además de los puños, eran características del grupo, y su estandarte no era otro sino Vinnie Jones. Las violentas entradas, el desafío a las autoridades, la confrontación, la rudeza y la dureza fueron características en todo su juego, tal es así que el incidente más recordado es el agarrón de testículos que hizo al mítico Paul Gascoigne en 1988, cuando este último jugaba en el Newcastle United, la imagen es icónica para cualquier aficionado del fútbol inglés, pero lo que la foto no retrata es la intimidación verbal que hizo Vinnie a Gazza: “Me llamo Vinnie Jones, soy gitano, gano mucho dinero. Te voy a arrancar la oreja con los dientes y luego la voy a escupir en el césped. ¡Estás solo, gordo, sólo conmigo!”.

Su caracterización de vándalo maduro le hacía un personaje inigualable, razón por la cual el director y guionista Guy Ritchie le incorporó al elenco de la película Lock & Stock de 1998, interpretando al matón de confianza de un referente del mundo del crimen, este sería el debut en largometrajes para ambos. Vinnie Jones se retiró del fútbol en 1999, pero siguió siendo una celebridad en los años posteriores debido al lanzamiento de su carrera como actor, estando muy activo desde entonces.

Jones es tan buen actor como lo era jugando al fútbol, es decir… Con una modesta técnica, pero alta compensación en entretenimiento. En el mundo del cine cuenta con una amplia filmografía, aunque la mayoría de sus papeles han sido modestos y casi siempre interpretando al tipo rudo, al convicto o al criminal. Entre algunas de sus participaciones destacadas se encuentran Gone in 60 seconds con Nicolas Cage y Angelina Jolie, la comedia Eurotrip¸ donde interpreta a un hooligan del Manchester United; un protagónico en Mean Machine¸donde tiene el papel de un convicto que juega un partido de fútbol en la cárcel, fue Juggernaut en la saga de X-Men, estuvo en Swordfish, donde compartió con actores de la talla de Halle Berry, John Travolta, Don Cheadle y Hugh Jackman. Pero su participación más destacada fue nuevamente bajo la dirección de Guy Ritchie en Snatch, siempre caracterizando a un criminal.

Sin duda, ante todo, Vinnie Jones es un personaje que seguirá dando de qué hablar, un gamberro dentro y fuera de la cancha, juzgando por su juego, bastante olvidable, pero dejando una huella en el fútbol por su peculiar personalidad.

Eduardo Vásquez Mata.-

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

More in Artículos